Skip to Site Navigation | Skip to Content

Devoción de Día 3

Confesión

…hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. – Daniel 9:5

Parece que el juego de echarse la culpa está en todas partes en nuestra sociedad, recientemente hemos visto a los políticos echarle la culpando por la condición del país a la administración anterior o a la oposición. La verdad es que como humanos tenemos problemas para asumir la responsabilidad personal. Las Escrituras son claras "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" Romanos 3:23 (NVI) Daniel reconoce esto y confiesa el pecado de Israel. Él admite los errores del pasado de su pueblo y al hacer esto está reconociendo la autoridad y el poder de Dios. Tener una buena relación con Dios comienza con la confesión, es cómo llegamos a ser Sus hijos y comienza el proceso de restauración.

En la confesión de Daniel, el no sólo esta admitiendo el "pecado", pero enfatizando el quebrantamiento de las personas que habían "hecho mal, habían hecho impíamente, que se rebelaron y se alejaron" de los mandamientos de Dios y sus ordenanzas. El salmista escribió: " Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos;  Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno." Salmo 139:23-24 (RV1960) De la misma manera que lo dijimos hace dos días, si nos acercamos al Señor nuestro Dios con la actitud correcta nos veremos a nosotros mismos de la manera que Él nos ve.  No podemos dejar de reconocer nuestro pecado en la presencia de su Santidad. Daniel no se limito a confesar, él se ve profundamente reflejado en el pecado de Israel y encuentra la raíz del problema. La gente había abandonado la Palabra de Dios y Sus siervos. Conocer a Dios es el privilegio más grande de la humanidad, sabiendo que conocerlo a Él significa que nuestras vidas han sido afectadas por estar en su presencia.

•       ¿Hay pecado en tu vida que necesita ser confesado al Señor?

•       ¿Estas buscando activamente la causa del pecado en tu vida?

•       ¿Está dispuesto para aceptar lo que Dios quiere de ti y tomar las medidas necesarias para honrarle?

La confesión real no es una oración general, es importante pedirle al Señor que escudriñe nuestro corazón y encuentre cualquier cosa ofensiva que nos hayamos dado cuenta o no. Una vez que sabemos esas cosas estar preparado para asumir la responsabilidad y reconocer personalmente al Señor. La mejor parte es: " Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad" 1 Juan 1:9 (RV1960)

En el nombre de Jesús