Skip to Site Navigation | Skip to Content

Devoción de Día 8

Un Clamor por Avivamiento

Leyendo Daniel 9:1 al 19 aprendemos que cuando Daniel entiende que Judá (y Jerusalén) fueron llevados al cautiverio por setenta (70) años (versículo 2), y que era a causa de su pecado que esta destrucción había caído sobre ellos (versos 5,6,10, 11, y 12). Daniel oró, confesando los pecados de su pueblo y buscó la intervención de Dios para su país.

Hoy, después de haber leído y estudiado la Palabra de Dios, de ver las noticias en la televisión nacional y leer los periódicos locales, entendemos que nuestra nación, que nuestro estado, y nuestra ciudad han pecado contra Dios. Los principios de Dios han sido expulsados de las organizaciones de nuestro gobierno y fuera de nuestras escuelas. Nuestra sociedad está aceptando la homosexualidad y el aborto. El Pueblo de Dios está siendo ridiculizado por orar en el nombre de Jesús y por enseñar la creación de Dios. Nosotros, como personas que entendemos la Palabra de Dios debemos tambien entender que el juicio de Dios viene a nuestra nación (al igual que Dios juzgó a Judá en el tiempo de Daniel).

Ahora es el momento para que el pueblo de Dios (tu y yo) clamemos a Dios por un avivamiento, por un retorno a la vida según la Palabra de Dios y los principios de Dios. Es tiempo de elecciones en nuestro país, y es una oportunidad para que el pueblo de Dios salga a votar y que sean personas con mayor probabilidad de apoyar los principios de Dios. Más importante aun, el Pueblo de Dios tiene la oportunidad de orar: confesar nuestros pecados, y los pecados de nuestro pais y pedirle a Dios que intervenga para volver a nuestra nación de nuevo a él.

Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo. – Daniel 9:19 RV1960